jueves, 22 de junio de 2017

Koraj (Bamidbar 16:1 -18:32)


Un grupo de leviim bajo la dirección de Koraj, y otro de reuvenitas bajo el mando de Datán, Aviram y On encabezaron una revuelta contra Moshé y Aharón. En esta rebelión participaron doscientos cincuenta miembros prominentes de la congregación. La rebelión de Koráj estaba basada en el reclamo de que él debía haber sido designado nasí (dirigente) de la tribu de Leví. Datán y sus asociados reclamaban el derecho de liderazgo basado en su descendencia de Reuvén, el hijo mayor de Iaakov.
Moshé desafió a Kóraj y sus seguidores a aparecer al día siguiente para enfrentárselo. Después de advertir al pueblo que se mantuviera lejos de Kóraj y su grupo, Moshé anunció el método por medio del cual Hashem indicaría Su elección de los líderes. Si los rebeldes morían muerte natural, ello sería evidencia de que Moshé estaba equivocado, pero si eran tragados vivos por la tierra, el liderazgo de Moshé quedaría confirmado.
Tan pronto como Moshé terminó de hablar, Koráj y sus compañeros, como así también sus bienes, fueron tragados vivos por la tierra. El resto del pueblo huyó aterrorizado.
Los sobrevivientes comenzaron a murmurar contra Moshé, responsabilizándolo de la muerte de Kóraj y sus partidarios. A su turno, ellos fueron castigados por medio de una plaga que mató a otras catorce mil setecientas personas. Fue sólo cuando Aharon caminó entre la gente con un recipiente de incienso (siguiendo instrucciones de Moshé) que la plaga cesó.
Moshé ordenó luego al príncipe de cada tribu que llevara un bastón con su nombre al Ohel Moed. Estos bastones, junto con el de la tribu de Leví que tenía el nombre de Aharón, fueron colocados delante del Arca.
A la mañana siguiente, sólo el bastón de Aharón había producido brotes, flores y almendras. Esta fue la prueba indiscutible de que D´s había elegido a Aharón para el ser Cohén Gadol (sumo sacerdote). El bastón de Aharón fue conservado en el frente del Arca como una advertencia a las futuras generaciones para que nunca cuestionaran el derecho del linaje de Aharón a la kehuná (sacerdocio).
Puesto que los cohanim y levvím no tenían un territorio específico de la Tierra Prometida, serían mantenidos por contribuciones del pueblo. El cohén recibiría provisiones como los bicurim (primeros futos), el pidion B´jorim (rescate de los primogénitos), la t´rumá (parte de la producción de cada persona) y varias ofrendas. El leví recibiría maaser rishón (un décimo de la producción de cada persona), del cual tendría que apartar una porción para el cohén.
Lilmod ULelamed


G  A  L  E  G  O

Un grupo de leviim baixo a dirección de Koraj, e outro de reuvenitas baixo o mando de Datán, Aviram e On encabezaron unha revolta contra Moshé e Aharón. Nesta rebelión participaron douscentos cincuenta membros prominentes da congregación. A rebelión de Koráj estaba baseada no reclamo de que el debía ser designado nasí (dirixente) da tribo de Leví. Datán e os seus asociados reclamaban o dereito de liderado baseado no seu descendencia de Reuvén, o fillo maior de Iaakov.
Moshé desafiou a Kóraj e os seus seguidores a aparecer ao día seguinte para enfrontarllo. Logo de advertir ao pobo que se mantivese lonxe de Kóraj e o seu grupo, Moshé anunciou o método por medio do cal Hashem indicaría A súa elección dos líderes. Si os rebeldes morrían morte natural, iso sería evidencia de que Moshé estaba equivocado, pero si eran tragados vivos pola terra, o liderado de Moshé quedaría confirmado.
Axiña que como Moshé terminou de falar, Koráj e os seus compañeiros, como así tamén os seus bens, foron tragados vivos pola terra. O resto do pobo fuxiu aterrorizado.
Os sobrevivientes comezaron a murmurar contra Moshé, responsabilizándoo da morte de Kóraj e as súas partidarios. Á súa quenda, eles foron castigados por medio dunha praga que matou a outras catorce mil setecentas persoas. Foi só cando Aharon camiñou entre a xente cun recipiente de incienso (seguindo instrucións de Moshé) que a praga cesou.
Moshé ordenou logo ao príncipe de cada tribo que levase un bastón co seu nome ao Ohel Moed. Estes bastóns, xunto co da tribo de Leví que tiña o nome de Aharón, foron colocados diante do Arca.
Á mañá seguinte, só o bastón de Aharón producira brotes, flores e almendras. Esta foi a proba indiscutible de que D´s elixira a Aharón para o ser Cohén Gadol (sumo sacerdote). O bastón de Aharón foi conservado na fronte do Arca como unha advertencia ás futuras xeracións para que nunca cuestionaran o dereito do linaje de Aharón á kehuná (sacerdocio).
Posto que os cohanim e levvím non tiñan un territorio específico da Terra Prometida, serían mantidos por contribucións do pobo. O cohén recibiría provisiones como os bicurim (primeiros futos), o pidion B´jorim (rescate dos primogénitos), a t´rumá (parte da produción de cada persoa) e varias ofrendas. O leví recibiría maaser rishón (un décimo da produción de cada persoa), do cal tería que apartar unha porción para o cohén.
Lilmod ULelamed

miércoles, 14 de junio de 2017

Shlaj (Bamidbar 13:1 -15:41)


Los israelitas habían llegado a Kadesh, en el desierto de Parán. Doce representantes, uno por cada tribu, fueron enviados por Moshé para explorar la tierra prometida de Canaán y volver con un informe sobre las condiciones de la población, lugares de residencia y suelo. Iehoshúa y Calev formaban parte de este grupo de meraglim(espías).
Los enviados cruzaron secretamente el paso montañoso del Néguev, en el sur de Canaán, y atravesaron el país hasta el extremo norte. Regresaron al campamento luego de una ausencia de cuarenta días, llevando con ellos grandes racimos de uvas, granadas e higos como evidencia de la fertilidad de la tierra. Pero diez de los meraglim afirmaron que sería imposible para los b´nei Israel conquistar Cannán. Ellos consideraban que las ciudades estaban demasiado fortificadas y que sus habitantes eran muy poderoso. Iehoshúa y Calev no compartieron este informe pesimista y aconsejaron que el pueblo marchara sobre Canaán. Los israelitas, sin embargo, se adhirieron al informe de la mayoría y perdieron el ánimo, se alzaron en abierta rebelión, propusieron la elección de un líder para conducirlos de regreso a Egipto, rehusaron escuchar los renovados ruegos de Calev y Iehoshúa, y amenazaron con apedrearlos.
Hashem estaba colérico por esta falta de fe y expresó Su intención de destruir al pueblo y de formar una nueva nación exclusivamente con descendientes de Moshé. Nuevamente, éste intercedió exitosamente a favor de los israelitas, pero si bien logró evitar su aniquilación, los b´nei Israel fueron condenados a deambular por el desierto durante cuarenta años, uno por cada día que los meraglim habían investigado el país, hasta que todos los mayores de veinte años (con excepción de Calev y Iehoshúa) hubieran muerto. Entonces, los miembros de la nueva generación entrarían en la Tierra Prometida para ser testigos del cumplimiento de la promesa hecha por D´s.
Los meraglim que habían presentado el informe negativo murieron a causa de una plaga repentina. El pueblo comprendió tardíamente su error e intentó ir por su cuenta a Eretz Israel. Empero, sus miembros ignoraron la advertencia de Moshé de que Hashem no estaba con ellos y fueron totalmente derrotados por las tribus de Amalek y Canaán, que vivían en ese territorio.
Los israelitas recibieron la promesa de que sus descendientes poseerían Eretz Israel. El Señor loe dijo a Moshé que dictara la Ley que entraría en vigor en ese tiempo: que las ofrendas de comida y las ofrendas de bebida debían acompañar a la ofrenda de animales; que la parte de la masa llamada jalá debía ser apartada para Hashem, y que si la congregación practicaba la idolatría por error, debía expiar su culpa por medio de un sacrificio.
Mientras estaba en el desierto, el pueblo constató que un hombre profanaba Shabat. El transgresor fue mantenido en custodia hasta que el Señor le declaró a Moshé que debía ser apedreado por la congregación hasta morir.
Finalmente fue promulgada la ley que establece que deben usarse tzizit en las cuatro esquinas de las vestimenta para recordar al pueblo la necesidad de observar los mandamientos divinos en todo momento.
Lilmod ULelamed


G  A  L  E  G  O

Os israelitas chegaran a Kadesh, no deserto de Parán. Doce representantes, un por cada tribo, foron enviados por Moshé para explorar a terra prometida de Canaán e volver cun informe sobre as condicións da poboación, lugares de residencia e chan. Iehoshúa e Calev formaban parte deste grupo de meraglim (espías).
Os enviados cruzaron secretamente o paso montañoso do Néguev, no sur de Canaán, e atravesaron o país ata o extremo norte. Regresaron ao campamento logo dunha ausencia de corenta días, levando con eles grandes racimos de uvas, granadas e higos como evidencia da fertilidad da terra. Pero dez dos meraglim afirmaron que sería imposible para os b´nei Israel conquistar Cannán. Eles consideraban que as cidades estaban demasiado fortificadas e que os seus habitantes eran moi poderoso. Iehoshúa e Calev non compartiron este informe pesimista e aconsellaron que o pobo marchase sobre Canaán. Os israelitas, con todo, adheríronse ao informe da maioría e perderon o ánimo, alzáronse en aberta rebelión, propuxeron a elección dun líder para conducilos de regreso a Egipto, rehusaron escoitar os renovados ruegos de Calev e Iehoshúa, e ameazaron con apedrearlos.
Hashem estaba colérico por esta falta de fe e expresou A súa intención de destruír ao pobo e de formar unha nova nación exclusivamente con descendientes de Moshé. Nuevamente, este intercedió exitosamente a favor dos israelitas, pero aínda que logrou evitar o seu aniquilación, os b´nei Israel foron condenados a deambular polo deserto durante corenta anos, un por cada día que os meraglim investigaran o país, ata que todos os maiores de vinte anos (con excepción de Calev e Iehoshúa) morresen. Entón, os membros da nova xeración entrarían na Terra Prometida para ser testemuñas do cumprimento da promesa feita por D´s.
Os meraglim que presentaran o informe negativo morreron por mor dunha praga repentina. O pobo comprendeu tardíamente o seu erro e intentou ir pola súa conta a Eretz Israel. Emporiso, os seus membros ignoraron a advertencia de Moshé de que Hashem non estaba con eles e foron totalmente derrotados polas tribos de Amalek e Canaán, que vivían nese territorio.
Os israelitas recibiron a promesa de que as súas descendientes posuirían Eretz Israel. O Señor loe dixo a Moshé que dictara a Lei que entraría en vigor nese tempo: que as ofrendas de comida e as ofrendas de bebida debían acompañar á ofrenda de animais; que a parte da masa chamada jalá debía ser apartada para Hashem, e que si a congregación practicaba a idolatría por erro, debía expiar a súa culpa por medio dun sacrificio.
Mentres estaba no deserto, o pobo constatou que un home profanaba Shabat. O transgresor foi mantido en custodia ata que o Señor declaroulle a Moshé que debía ser apedreado pola congregación ata morrer.
Finalmente foi promulgada a lei que establece que deben usarse tzizit nas catro esquinas das vestimenta para recordar ao pobo a necesidade de observar os mandamientos divinos en todo momento.
Lilmod ULelamed

miércoles, 7 de junio de 2017

Behaalotejá (Bamidbar 8:1 -12:17)


A Aharón le fue confiada la tarea de disponer las seis lámparas exteriores de la menorá de modo que sus luces se proyectaran hacia el brazo central.
Los leviim se prepararon para el servicio en el Mishkán, purificándose mediante abluciones y sacrificios. Se les dijo que sólo aquéllos que tuviesen entre treinta y cincuenta años de edad tomarían parte en el servicio religioso, pero que los que tenían entre veinticinco y treinta años serían preparados para sus deberes futuros.
El primer Pesaj posterior al éxodo fue observado el día catorce de Nisán. Aquellos que estaban impuros solicitaron que a ellos también se les permitiera participar de las ofrendas de Pesaj. Una fecha especial, el catorce de Iyar, fue destinada a aquellos que estaban impuros o se encontraban a demasiada distancia en Pesaj como para llevar el Korbán (sacrificio) respectivo.
La nube del Señor alzándose desde el Mishkán era una señal para que los miembros del campamento continuaran su viaje. Moshé recibió orden de hacer dos trompetas de plata, que serían utilizadas para anunciar el comienzo de la marcha, convocar a todo el pueblo al Mishkán, dar la alarma antes de una batalla y proclamar ocasiones de júbilo, tales como las festividades de la luna nueva.
Después de casi un año en el desierto de Sinaí, si instruyó al pueblo para que viajara al desierto de Parán. Moshé le pidió a su suegro, Itró, que los acompañara, pero él prefirió retornar a Midián, su tierra nativa.
Durante el viaje el pueblo comenzó a murmurar con el liderato de Moshe. Esto despertó la cólera de Hashem, que hizo estallar un incendio en medio del campamento, provocando el terror y la destrucción. El fuego se apagó sólo después de que Moshé hubo rezado al Señor a favor del pueblo.

Sin embargo, los israelitas no aprendieron la lección. Azuzados por las multitudes ajenas que los habían acompañado en su salida de Egipto, se quejaron nuevamente, esta vez por falta de carne en el desierto. Sus murmuraciones llevaron a Moshé a sentir que la carga de dirigir al pueblo era demasiado grande como para soportarla solo. D-s respondió ordenando a Moshe que reuniera a setenta ancianos para que le asistieran en la conducción del pueblo. Los ancianos fueron reunidos y el espíritu de profecía reposo sobre ellos.
En respuesta a la queja por la falta de carne y el gusto aburrido del maná, Hashem hizo que un fuerte viento arrastrara una gran cantidad de codornices desde el mar. El pueblo juntó las aves ávidamente, pero cuando comenzaron a comerlas, muchos de ellos cayeron muertos.
Miriam, la hermana de Moshé, fue castigada con lepra por difamar al hermano. Después de permanecer una semana fuera del campamento se curó completamente.

Lilmod ULelamed

G  A  L  E  G  O

A Aharón foille confiada a tarefa de dispoñer as seis lámpadas exteriores da menorá de modo que as súas luces proxectásense cara ao brazo central.
Os leviim preparáronse para o servizo no Mishkán, purificándose mediante abluciones e sacrificios. Díxoselles que só aqueles que tivesen entre trinta e cincuenta anos de idade tomarían parte no servizo relixioso, pero que os que tiñan entre vinte e cinco e trinta anos serían preparados para os seus deberes futuros.
O primeiro Pesaj posterior ao éxodo foi observado o día catorce de Nisán. Aqueles que estaban impuros solicitaron que a eles tamén se lles permitise participar das ofrendas de Pesaj. Unha data especial, o catorce de Iyar, foi destinada a aqueles que estaban impuros ou se atopaban a demasiada distancia en Pesaj como para levar o Korbán (sacrificio) respectivo.
A nube do Señor alzándose desde o Mishkán era un sinal para que os membros do campamento continuasen a súa viaxe. Moshé recibiu orde de facer dúas trompetas de prata, que serían utilizadas para anunciar o comezo da marcha, convocar a todo o pobo ao Mishkán, dar a alarma antes dunha batalla e proclamar ocasións de xúbilo, tales como as festividades da lúa nova.
Logo de case un ano no deserto de Sinaí, si instruíu ao pobo para que viaxase ao deserto de Parán. Moshé pediulle ao seu suegro, Itró, que os acompañase, pero el preferiu retornar a Midián, a súa terra nativa. 
Durante a viaxe o pobo comezou a murmurar co liderato de Moshe. Isto espertou a cólera de Hashem, que fixo estalar un incendio no medio do campamento, provocando o terror e a destrución. O lume apagouse só despois de que Moshé houbo rezado ao Señor a favor do pobo.
Con todo, os israelitas non aprenderon a lección. Azuzados polas multitudes alleas que os acompañaron na súa saída de Egipto, queixáronse nuevamente, esta vez por falta de carne no deserto. Os seus murmuraciones levaron a Moshé a sentir que a carga de dirixir ao pobo era demasiado grande como para soportala só. D-s respondeu ordenando a Moshe que reunise a setenta anciáns para que lle asistisen na condución do pobo. Os anciáns foron reunidos e o espírito de profecía repouso sobre eles.
En resposta á queixa pola falta de carne e o gusto aburrido do maná, Hashem fixo que un forte vento arrastrase unha gran cantidade de codornices desde o mar. O pobo xuntou as aves ávidamente, pero cando comezaron a comelas, moitos deles caeron mortos.
Miriam, a irmá de Moshé, foi castigada con lepra por difamar ao irmán. Logo de permanecer unha semana fose do campamento curouse completamente.

Lilmod ULelamed

jueves, 1 de junio de 2017

Nasso (Bamidbar 4:21 - 7:89)

Fueron indicadas las tareas exactas que debían cumplir los hijos de Guershón, Kehat y Merari, y un censo reveló que ocho mil quinientos ochenta hombres entre los 30 y 50 años eran aptos para el servicio.
Todos los israelitas impuros debían ser enviados fuera de los distintos campamentos (majanot). Algunos sólo fueron trasladados de majané Sh´jiná(campamento de la Presencia Divina), y otros, de majané Leviá (Campamento de los Leviim). Los leprosos eran desplazados de los tres campamentos.
Fueron promulgadas cuatro leyes relativas a los cohanim:
1.Si una persona confesaba tener en su poder incorrectamente una propiedad del vecino, tenía que agregar un quinto al monto original y llevar también una ofrenda de culpa a D´s como expiación por su pecado. Si el dueño verdadero había muerto sin dejar herederos (esto es sólo aplicable a un converso), la restitución le era efectuada al cohén.
2. Un marido que sospechaba que su esposa le era infiel, debía presentar su queja al cohén con los requerimientos prescriptos en el tratado Sotá. El cohén tomaba entonces agua bendita de la jofaina y la mezclaba con polvo del piso del Mishcán (Santuario). Luego juramentaba a la mujer y si ella era culpable sufriría daños después de beber las "aguas de la amargura". Las palabras del juramento estaban escritas en un rollo y eran borradas en el agua. La mujer bebía entonces el líquido. Si era culpable, las deformidades físicas que sufría testimoniaban su infidelidad. Entonces era acusada frente al pueblo y moría. Si era inocente, no sufría ningún daño y se le prometía la bendición de la maternidad.
3. El nazir era alguien que voluntariamente hacía la promesa de consagrarse completamente al servicio de Hashem por un período de tiempo determinado. Estaba obligado a abstenerse del vino y las bebidas fuertes que se obtienen de la uva; debía dejarse crecer el cabello y evitar el contacto con cualquier cadáver. Si se contaminaba accidentalmente, tenía que raparse la cabeza, ofrendar un sacrificio de expiación y comenzar a contar de nuevo el período de consagración a D´s. Cuando los días de su nezirut habían expirado, se le pedía que llevara un sacrificio, se afeitara la cabeza y quemara el cabello debajo del sacrificio. Después de realizar el cohén ceremonias adicionales, el nazir era liberado de nuevas restricciones y volvía a su forma de habitual.
4. Se indicaba a los cohanim que usaran una serie específica de bendiciones para el pueblo, como sigue a continuación: "¡El Señor te bendiga y te guarde! ¡Haga el Señor resplandecer Su rostro sobre ti y tenga de ti compasión! ¡Alce el Señor Su rostro sobre ti y te conceda la paz!.

El Mishcán había sido erigido e inaugurado el primero de Nisán, en el segundo año posterior al Éxodo. Los doce dirigentes, cada uno en representación de su tribu, hicieron conjuntamente una donación de seis carros y doce bueyes para el transporte del Mishcán y su contenido. A los miembros de Guershon, que transportaban la tapicería, les fueron asignados dos carros y cuatro bueyes. Los miembros de Merari, a quienes se había confiado la carga más pesada, recibieron cuatro carros y ocho bueyes. Por otra parte, los miembros de Kehat no recibieron carros pues su misión era transportar las vasijas más sagradas sobre los hombros. Cada dirigente llevó idénticos presentes de vasos de oro y plata, animales para el sacrificio y ofrendas de comida en doce días sucesivos.
Lilmod ULelamed

GALEGO

Foron indicadas as tarefas exactas que debían cumprir os fillos de Guershón, Kehat e Merari, e un censo revelou que oito mil cincocentos oitenta homes entre os 30 e 50 anos eran aptos para o servizo.
Todos os israelitas impuros debían ser enviados fóra dos distintos campamentos (majanot). Algúns só foron trasladados de majané Sh´jiná(campamento da Presenza Divina), e outros, de majané Leviá (Campamento dos Leviim). Os leprosos eran desprazados dos tres campamentos.
Foron promulgadas catro leis relativas aos cohanim:
1.Si unha persoa confesaba ter na súa poder incorrectamente unha propiedade do veciño, tiña que agregar un quinto ao monto orixinal e levar tamén unha ofrenda de culpa a D´s como expiación polo seu pecado. Si o dono verdadeiro morrera sen deixar herdeiros (isto é só aplicable a un converso), a restitución éralle efectuada ao cohén.
2. Un marido que sospeitaba que a súa esposa éralle infiel, debía presentar a súa queixa ao cohén cos requerimientos prescriptos no tratado Sotá. O cohén tomaba entón auga bendita da jofaina e mesturábaa con po do piso do Mishcán (Santuario). Logo juramentaba á muller e si ela era culpable sufriría danos logo de beber as "augas da amargura". As palabras do xuramento estaban escritas nun rolo e eran borradas no auga. A muller bebía entón o líquido. Si era culpable, as deformidades físicas que sufría testemuñaban a súa infidelidade. Entón era acusada fronte ao pobo e morría. Si era inocente, non sufría ningún dano e prometíaselle a bendición da maternidad.
3. O nazir era alguén que voluntariamente facía a promesa de consagrarse completamente ao servizo de Hashem por un período de tempo determinado. Estaba obrigado a absterse do viño e as bebidas fortes que se obteñen da uva; debía deixarse crecer o cabelo e evitar o contacto con calquera cadáver. Si contaminábase accidentalmente, tiña que raparse a cabeza, ofrendar un sacrificio de expiación e comezar a contar de novo o período de consagración a D´s. Cando os días do seu nezirut habían expirado, pedíaselle que levase un sacrificio, afeitásese a cabeza e queimase o cabelo debaixo do sacrificio. Logo de realizar o cohén cerimonias adicionais, o nazir era liberado de novas restricciones e volvía á súa forma de habitual.
4. Indicábase aos cohanim que usasen unha serie específica de bendicións para o pobo, como segue a continuación: "¡O Señor bendígache e gárdeche! ¡Faga o Señor resplandecer O seu rostro sobre ti e teña de ti compaixón! ¡Alce o Señor O seu rostro sobre ti e concédache a paz!.
O Mishcán fora erigido e inaugurado o primeiro de Nisán, no segundo ano posterior ao Éxodo. Os doce dirixentes, cada un en representación da súa tribo, fixeron conjuntamente unha donación de seis carros e doce bueyes para o transporte do Mishcán e o seu contido. Aos membros de Guershon, que transportaban a tapicería, fóronlles asignados dous carros e catro bueyes. Os membros de Merari, a quen se confiou a carga máis pesada, recibiron catro carros e oito bueyes. Por outra banda, os membros de Kehat non recibiron carros pois a súa misión era transportar as vasijas máis sagradas sobre os ombreiros. Cada dirixente levou idénticos presentes de vasos de ouro e prata, animais para o sacrificio e ofrendas de comida en doce días sucesivos.
Lilmod ULelamed