viernes, 17 de noviembre de 2017

Toldot (Genesis 25:19-28:9)

Durante sus primeros veinte años de casados, Itzjak y Rivká no tuvieron hijos. Rezaron a D-s y El atendió sus oraciones y los bendijo dándoles mellizos. Eisav, el mayor, era un hombre de campo, un cazador. Iaakov, el menor, era un erudito que se pasaba todo el tiempo estudiando la Torá. Cada progenitor tenía su hijo favorito. Itzjak, mostraba afecto por Eisav, en tanto que Rivká, prefería a Iaakov.
Cierto día Eisav volvió a su hogar desde el campo, muy cansado, y advirtió que Iaakov estaba cocinando lentejas rojas. Eisav le dijo a Iaakov: "Dame rápido un poco de ese guiso para comer, pues estoy cansado".
Iaakov respondió: "Véndeme a cambio tus privilegios de primogénito". Iaakov sabía que hasta que Hashem eligiera a Aaron y sus descendientes para servir como la familia sacerdotal, serían los primogénitos quienes oficiarían como sacerdotes ante el Señor. Eisav no era digno de esa tarea de santidad. "¿De qué me sirven los derechos de primogenitura?", razonó Eisav. "Júramelo", dijo el precavido Iaakov, Y así fue. Iaakov le dio a Eisav pan y lentejas a cambio de los derechos de primogenitura, por los cuales éste había mostrado tan poco interés.
Para escapar de las garras del hambre Itzjak se trasladó temporalmente a Guerar. D-s se le apareció y le dijo que mantendría la promesa que le había hecho a su padre Abraham. le aseguró entonces a Izjak que tendría hijos tan numerosos como las estrellas del cielo y que sus descendientes heredarían la tierra de Canaan.
Tomando las mismas precauciones que su padre Abraham, Itzjak le dijo a la gente de Guerar que su esposa Rivka era su hermana. Avimélej, rey de Guerar, descubrió la verdad y ordenó que cualquiera que dañara a Itzjak o su esposa fuera ejecutado. Con la ayuda del Señor, Itzjak pronto se tornó muy próspero. Esto despertó la envidia de la población local y Avimelej le pidió que abandonara la región. Mientras estaba en el valle de Guerrar, Izjak cavó los viejos pozos de agua de su padre. Eventualmente se trasladó a Beer Sheva. Al poco tiempo, fue visitado por Avimelej, quien reconoció que Izjak era una persona santa favorecida por D-s, y ambos acordaron firmar un tratado de paz. Entretanto, Eisav provocó la pena de sus padres al casarse con dos mujeres hititas.
Itzjak había envejecido y perdido la vista, y sintió que había llegado el momento de bendecir a su hijo mayor. En consecuencia, pidió a Eisav que fuera al campo a cazar y que convirtiera la presa en un plato sabroso para él. Luego lo bendeciría. al oír esta conversación, Rivká vistió a Iaakov con ropas de Eisav, cubrió sus manos y su cuello con piel de cabra para que para que pareciera al tacto tan velludo como Eisav, y lo envió a ver a Itzjak y llevarle una sabrosa comida hecha con carne de cabra y pan, que ella había preparado. La voz de Iaakov despertó las sospechas de Itzjak, pero luego se tranquilizó al sentir las manos "velludas" como las de Eisav.
Itzjak, preparado para bendecir a su hijo, le pidió que se acercara. Iaakov así lo hizo y besó a su padre. Itzjak bendijo a su hijo diciendo: "D-s te dé del rocío del cielo y de las grosuras de la tierra, y abundante trigo y vino. Sírvanse pueblos y prostense delante de ti naciones....Los que te maldijeren serán malditos, y benditos los que te bendijeren".
Tan pronto como Iaakvo hubo salido, regresó Eisav y la verdad fue descubierta. Sin embargo, Itzjak no revocó su bendición a Iaakov. En lugar de ello aceptó bendecir también a Eisav y predijo que sus descendientes vivirán por la espada y servirían a los descendientes de Iaakov en la media en que éstos se comportarán correctamente. Pero si los descendientes de Iaakov se desviaran del sendero de la Torá, los de Eisav se liberarían de esta obligación.
Eisav estaba muy perturbado por la artimaña de Iaakov y planeó matarlo ni bien muriera su padre. Para evitar esto, Rivká instruyó a Iaakov a fin de que abandonara su hogar y viviera en la casa de su hermano Lavan, en Jarán. Itzjak le dio un consejo similar y expresó el deseo que de Iaakov eligiera una esposa de entre la familia de su tío. Luego lo bendijo nuevamente para que las  bendiciones de Abraham se cumpliesen en él y sus descendientes, y heredasen la tierra de Canaan.
Después que Iaakov hubo abandonado Beer Sheva, Eisav trató de complacer a sus padres casándose con una hija de Ishmael.
Lilmod ULelamed

EN GALEGO

Durante os seus primeiros vinte anos de casados, Itzjak e Rivká non tiveron fillos. Rezaron a D-s e O atendeu as súas oracións e bendíxoos dándolles mellizos. Eisav, o maior, era un home de campo, un cazador. Iaakov, o menor, era un erudito que se pasaba todo o tempo estudando a Torá. Cada proxenitor tiña o seu fillo favorito. Itzjak, mostraba afecto por Eisav, en tanto que Rivká, prefería a Iaakov.
Certo día Eisav volveu ao seu fogar desde o campo, moi canso, e advertiu que Iaakov estaba cociñando lentellas vermellas. Eisav díxolle a Iaakov: "Dáme rápido un pouco dese guiso para comer, pois estou cansado".
Iaakov respondeu: "Véndeme a cambio os teus privilexios de primoxénito". Iaakov sabía que ata que Hashem elixise a Aaron e os seus descendentes para servir como a familia sacerdotal, serían os primoxénitos quen oficiarían como sacerdotes ante o Señor. Eisav non era digno desa tarefa de santidade. "De que me serven os dereitos de primogenitura?", razoou Eisav. "Xúramo", dixo o precavido Iaakov, E así foi. Iaakov deulle a Eisav pan e lentellas a cambio dos dereitos de primogenitura, polos cales este mostrara tan pouco interese.
Para escapar das garras do fame Itzjak trasladouse temporalmente a Guerar. D-s aparecéuselle e díxolle que mantería a promesa que lle fixo ao seu pai Abraham. aseguroulle entón a Izjak que tería fillos tan numerosos como as estrelas do ceo e que os seus descendentes herdarían a terra de Canaan.
Tomando as mesmas precaucións que o seu pai Abraham, Itzjak díxolle á xente de Guerar que a súa esposa Rivka era a súa irmá. Avimélej, rei de Guerar, descubriu a verdade e ordenou que calquera que danase a Itzjak ou a súa esposa fose executado. Coa axuda do Señor, Itzjak pronto se tornou moi próspero. Isto espertou a envexa da poboación local e Avimelej pediulle que abandonase a rexión. Mentres estaba no val de Guerrar, Izjak cavou os vellos pozos de auga do seu pai. Eventualmente trasladouse a Beer Sheva. Ao pouco tempo, foi visitado por Avimelej, quen recoñeceu que Izjak era unha persoa santa favorecida por D-s, e ambos acordaron asinar un tratado de paz. Namentres, Eisav provocou a pena dos seus pais ao casar con dúas mulleres hititas.
Itzjak envellecera e perdido a vista, e sentiu que chegara o momento de bendicir ao seu fillo maior. En consecuencia, pediu a Eisav que fose ao campo a cazar e que convertese a presa nun prato saboroso para el. Logo bendiríao. ao oír esta conversación, Rivká vestiu a Iaakov con roupas de Eisav, cubriu as súas mans e o seu pescozo con pel de cabra para que para que parecese ao tacto tan velludo como Eisav, e enviouno a ver a Itzjak e levarlle unha saborosa comida feita con carne de cabra e pan, que ela preparara. A voz de Iaakov espertou as sospeitas de Itzjak, pero logo tranquilizouse ao sentir as mans "velludas" como as de Eisav.
Itzjak, preparado para bendicir ao seu fillo, pediulle que se achegase. Iaakov así o fixo e bicou ao seu pai. Itzjak bendixo ao seu fillo dicindo: "D-s déache do rocío do ceo e das grosuras da terra, e abundante trigo e viño. Sírvanse pobos e prostense diante de ti nacións....Os que che maldixeren serán malditos, e benditos os que che bendixeren".
Axiña que como Iaakvo houbo saído, regresou Eisav e a verdade foi descuberta. Con todo, Itzjak non revogou a súa bendición a Iaakov. En lugar diso aceptou bendicir tamén a Eisav e predixo que os seus descendentes vivirán pola espada e servirían aos descendentes de Iaakov na media en que estes se comportarán correctamente. Pero se os descendentes de Iaakov desviásense do carreiro da Torá, os de Eisav liberaríanse desta obrigación.
Eisav estaba moi perturbado pola artimaña de Iaakov e planeou matalo nin ben morrese o seu pai. Para evitar isto, Rivká instruíu a Iaakov a fin de que abandonase o seu fogar e vivise na casa do seu irmán Lavan, en Jarán. Itzjak deulle un consello similar e expresou o desexo que de Iaakov elixise unha esposa de entre a familia do seu tío. Logo bendíxoo novamente para que as bendicións de Abraham cumprísense nel e os seus descendentes, e herdasen a terra de Canaan.
Despois que Iaakov houbo abandonado Beer Sheva, Eisav tratou de compracer aos seus pais casándose cunha filla de Ishmael.
Lilmod ULelamed

viernes, 10 de noviembre de 2017

Jaie Sara (Génesis 23:1-25:18)


Sara murió en Jevrón a la edad de ciento veintisiete años. Abraham, al conocer la mala noticia, volvió rápidamente desde Beer Sheva para guardar duelo y rendirle homenaje. Adquirió el campo y la cueva cercanos de Majpelá a Efrón el hitita, como sepulcro permanente de Sara, y la inhumó allí.
Abraham, ahora ya de edad avanzada, estaba ansioso por casar a su hijo Itzjak. Llamó a su leal sirviente Eliezer y le encargó la importante tarea de hallar una compañera adecuada para su hijo. Abraham insistió en que Eliezer jurara que no elegiría una esposa para Itzjak de entre las hijas de los canaanitas. En lugar de ello, debía regresar a la tierra nativa de Abraham y traer de allí una esposa conveniente para su hijo.
Eliezer tomó diez camellos, los cargó con los mejores presentes de su amo y emprendió viaje a la residencia de los parientes de éste en Aram Naharaim. Llegó hacia la noche y se detuvo junto a un pozo en las afueras de la ciudad. rogó a Hashem que le permitiera hallar a la muchacha apropiada para Itzjak y continuó con su plegaria al Señor para que coronara con éxito el método que iba a aplicar. Pediría agua a una joven que estuviera junto al pozo. Aquella que respondiera: "Bebe, que yo también sacaré agua para tus camellos", sería la elegida por D-s para Itzjak.
Antes de que Eliezer concluyera su plegaria, llegó Rivká al pozo y llenó su cántaro. Eliezer corrió hacia ella y le pidió un sorbo de agua. Rivka le dio de beber y luego sacó rápidamente agua para todos los camellos de Eliezer. Al observar esto, el servidor de Abraham, esperando que sus plegarias hubieran sido escuchadas, le regaló para Rivká un aro de nariz y dos brazaletes, todos de oro. Eliezer se sintió regocijado al descubrir que Rivká era, realmente, la nieta de Najor, hermano de Abraham. Se inclinó y bendijo a Hashem por este acto de bondad para con su amo.
Rivka llevó a Eliezer a su hogar y él contó toda la historia de su viaje. Los familiares estuvieron de acuerdo con esta unión y permitieron a Rivka que viajara a la tierra de Canaán para casarse con Itzjak. Eliezer inundó de regalos a Rivka y su familia. Luego partió llevando a la prometida a Canaán, donde conoció a Itzjak y se casó con él.
Abraham tomó otra esposa, K´tura, que dio a luz más hijos. Les dio hermosos regalos como herencia, pero dejó todo lo que poseía a su hijo favorito, Itzjak. Abraham murió a la edad de ciento setenta y cinco años y fue inhumado por sus hijos Itzjak e Ishmael en la cueva de Majpelá.
Lilmod ULelamed
EN GALEGO
Sara morreu en Jevrón á idade de cento vinte e sete anos. Abraham, ao coñecer a mala noticia, volveu rapidamente desde Beer Sheva para gardar duelo e renderlle homenaxe. Adquiriu o campo e a cova próximos de Majpelá a Efrón o hitita, como sepulcro permanente de Sara, e inhumouna alí.

Abraham, agora xa de idade avanzada, estaba ansioso por casar ao seu fillo Itzjak. Chamou ao seu leal servente Eliezer e encargoulle a importante tarefa de achar unha compañeira adecuada para o seu fillo. Abraham insistiu en que Eliezer xurase que non elixiría unha esposa para Itzjak de entre as fillas dos canaanitas. En lugar diso, debía regresar á terra nativa de Abraham e traer de alí unha esposa conveniente para o seu fillo.

Eliezer tomou dez camelos, cargounos cos mellores presentes do seu amo e emprendeu viaxe á residencia dos parentes deste en Aram Naharaim. Chegou cara á noite e detívose xunto a un pozo nos arredores da cidade. rogou a Hashem que lle permitise achar á rapariga apropiada para Itzjak e continuou coa súa pregaria ao Señor par aque coroase con éxito o método que ía aplicar. Pediría auga a unha moza que estivese xunto ao pozo. Aquela que respondese: "Bebe, que eu tamén sacarei auga para os teus camelos", sería a elixida por D-s para Itzjak.

Antes de que Eliezer concluíse a súa pregaria, chegou Rivká ao pozo e encheu o seu cántaro. Eliezer corrío cara a ela e pediulle un sorbo de auga. Rivka deulle de beber e logo sacou rapidamente auga pra todos os camelos de Eliezer. Ao observar isto, o servidor de Abraham, esperando que as súas pregarias fosen escoitadas, regaloulle ra Rivká un aro de nariz e dous brazaletes, todos de ouro. Eliezer sentiuse regocijado ao descubrir que Rivká era, realmente, a neta de Najor, irmán de Abraham. Inclinouse e bendixo a Hashem por este acto de bondade para co seu amo.

Rivka levou a Eliezer ao seu fogar e el contou toda a historia da súa viaxe. Os familiares estiveron de acordo con esta unión e permitiron a Rivka que viaxase á terra de Canaan para casar con Itzjak. Eliezer alagou de agasallos a Rivka e a súa familia. Logo partiu levando á prometida a Canaan, onde coñeceu a Itzjak e casou con el.

Abraham tomou outra esposa, K´tura, que deu a luz máis fillos. Deulles fermosos agasallos como herdanza, pero deixou todo o que posuía ao seu fillo favorito, Itzjak. Abraham morreu á idade de cento setenta e cinco anos e foi inhumado polos seus fillos Itzjak e Ishmael na cova de Majpelá.

Lilmod ULelamed